Verónica es arquitecto, amante de la música, la danza y los gatos. Practica yoga desde el año 2006 y es instructora desde el 2010. Estudió en la Academia Chilena de Yoga con René Espinoza y luego ha profundizado sus estudios con diversos profesores, como Andrés Wormull y Srivatsa Ramaswami.
En cada clase disfruto guiando a los alumnos hacia la experiencia interna que se puede obtener de las prácticas más simples y gozo la sensación de conexión y completitud que se genera en cada práctica.
Mi interés en el yoga comenzó por la búsqueda de una actividad física como reemplazo al ballet clásico y al mismo tiempo como un intento de salir del estado de stress y confusión que tenía en ese momento. Fue la sinergia de cuerpo y mente lo que me cautivó desde mi primera clase.Decidí ser instructora para transmitir lo que me apasiona y además darle al yoga un espacio más importante en mi vida diaria.Elegí integrarme a Mandiram por la confianza que me da Esteban como persona y profesor, por el cálido equipo que conforma esta escuela y porque compartimos una visión común.